La despenalización de las faltas de accidentes de tráfico desde el día 1 de julio de 2015 ha abierto un serio debate en el mundo jurídico en el que compañías de seguros, abogados expertos en accidentes de circulación, jueces y fiscales se debaten acerca de qué casos serán derivados ahora a la vía penal.

Las dudas sobre este tema nos llevan a realizar un esquema rápido y visual que desarrollamos de forma más completa en un artículo doctrinal en la revista del mes de abril de Tráfico y seguridad vial donde se estudia con detalle este tema de gran importancia y relevancia.

Destacar que con la regulación de la Ley 35/2015 (LA LEY 14543/2015) y la nueva del RDLeg. 8/2004 en sus arts. 7 (LA LEY 1459/2004), 13 (LA LEY 1459/2004)y 14 (LA LEY 1459/2004)da la impresión que toda la siniestralidad vial se deriva ahora al orden jurisdiccional civil o a la vía de la mediación, ya que nótese que, incluso, la intervención del médico forense es extrajudicial en estos supuestos de accidentes de tráfico no constitutivos de delito a derivar a las reclamaciones previas entre perjudicado y aseguradora e intervención subsidiaria del médico forense que interviene sin procedimiento judicial abierto. Pero, y esto es lo importante de este esquema que ahora redactamos por su indudable interés práctico, hay que destacar que esto solo se aplica a accidentes de tráfico que no sean constitutivos de delito, porque parece que toda la siniestralidad vial, desde la despenalización de las faltas en la LO 1/2015, (LA LEY 4993/2015) se deriva a la vía civil.

Pues bien, es preciso ahora realizar un examen de los supuestos que quedan ahora para ser tramitados por la vía del orden penal para clarificar estas conductas y evitar recursos contra decisiones en esta materia, ya que la despenalización del art. 621.3 CP deja ahora abiertas algunas dudas acerca de qué tipo de accidentes se tramitarán ahora por la vía penal y en los que intervendrá de forma intrajudicial el médico forense, ya que nótese que este intervendrá en los procedimientos civiles de forma extrajudicial mediante el sistema desarrollado en el Real Decreto 1148/2015, de 18 de diciembre de intervención del médico forense en reclamaciones en accidentes de tráfico.

Pues bien, debemos destacar que los procedimientos que se derivarán al orden penal en materia de accidentes de tráfico son de cuatro tipos, a saber:

Delitos cometidos por imprudencia grave o menos grave con alguno de los resultados lesivos contemplados en los

arts. 147, (LA LEY 3996/1995) 149 (LA LEY 3996/1995)

y

150 CP (LA LEY 3996/1995)

Delitos cometidos por imprudencia grave o menos grave que cause la muerte a otro con uso de vehículo de motor (

art. 142.1 (LA LEY 3996/1995)

y

2 CP (LA LEY 3996/1995)

) Delitos contra la seguridad vial contemplados en el Título XVII, Capítulo III del CP,

arts. 379 (LA LEY 3996/1995)

a

385 ter (LA LEY 3996/1995)

CP. Delitos de imprudencia con resultado de muerte con vehículo

art. 142 CP (LA LEY 3996/1995)

a.- Delitos cometidos por imprudencia grave o menos grave con alguno de los resultados lesivos contemplados en los arts. 147, 149 y 150 CP

La derivación en este punto a la vía penal solo se admite con dos requisitos concurrentes centrados en el tipo de imprudencia y en las lesiones causadas. Veamos

Accidente en el que concurra Imprudencia grave y el siguiente resultado lesivo (

art. 152.1 CP (LA LEY 3996/1995)

) Accidente en el que concurra Imprudencia menos grave y el siguiente resultado lesivo (

art. 152.2 CP) (LA LEY 3996/1995)

Lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental (

art. 147.1 (LA LEY 3996/1995)

) Pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica (

art. 149 CP (LA LEY 3996/1995)

) Cualquier lesión no incluida en el apartado anterior. (

art. 147.2 (LA LEY 3996/1995)

) Pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad (

art. 150 CP (LA LEY 3996/1995)

). Pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica (art. 149 CP)   Pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad (art. 150 CP)  

Vemos que se derivan a la vía penal los casos de imprudencia grave o menos grave pero dependiendo de que se causen una serie de lesiones en los casos que se citan en el art. 152.1 (LA LEY 3996/1995) o 2 CP (LA LEY 3996/1995).

La cuestión es matemática, ya que si hay imprudencia grave y se causan las lesiones citadas en el apartado 1 es delito del art. 152 y si el hecho se causa por imprudencia menos grave con las lesiones que se citan en el apartado 2 es delito de imprudencia con vehículo de motor con las penas en ambos casos aplicables a incoándose diligencias previas y con reconocimiento del médico forense.

No obstante, el segundo tema que debemos dejar claro para cerrar este debate es qué se entiende por imprudencia grave y menos grave para dejar claro qué casos de accidentes de tráfico van al orden penal.

Pues bien, para ello hay que acudir a este esquema:

Infracciones muy graves y graves en el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, (LA LEY 16529/2015) por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial

Pues bien, la clave aquí es establecer una correspondencia en la regulación que nos ofrece el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en cuanto a qué infracciones son graves y cuáles son muy graves. De ello se desprende que las que se correspondan con imprudencia grave serán las recogidas en el art. 77 (LA LEY 16529/2015) como muy graves y las que se correspondan con imprudencia menos grave las del art. 76 (LA LEY 16529/2015)para referirse a infracciones graves.

Con ello, queda todo muy claro ya que con este cuadro dejamos clara la correspondencia de qué hechos son imprudencias graves y cuales son menos graves, para una vez comprobada la conducta en los arts. 76 y 77 del RD 6/2015 y las lesiones que se hayan causado en el accidente se valoran en uno y otro caso si están incluidas en los apartados 1 y 2 del art. 152 CP.

Imprudencia grave (

art. 152.1 CP (LA LEY 3996/1995)

) Infracción muy grave (

art. 77 RD 6/2015 (LA LEY 16529/2015)

) Imprudencia menos grave (

art. 152.2 CP (LA LEY 3996/1995)

) Infracción grave (

art. 76 RD 6/2015 (LA LEY 16529/2015)

)


Publicado: 8 de Abril de 2016