El archipiélago balear es, junto a Canarias y la Costa del Sol, uno de los tres grandes destinos de inversión del sector hotelero español. La elevada afluencia de turistas extranjeros explica el interés de las grandes cadenas hoteleras y de los inversores locales por entrar o ganar presencia en este mercado.

Pero este sector no es el único que atrae inversiones y dinamiza la economía regional. Pese al pinchazo de la burbuja, las operaciones de compra de vivienda como segunda residencia –alentadas por el ajuste de precios, el exceso de inmuebles y los beneficios concedidos a los ciudadanos extranjeros no residentes que compren una vivienda–, han contribuido a estimular el mercado inmobiliario balear. La restauración es otro sector estratégico en las Islas y atrae a un importante número de inversiones.

Otras áreas económicas que captan inversiones y registran un crecimiento paulatino son la agricultura ecológica, las energías renovables y el sector TIC, tal y como señala la Consejería de Economía y Competitividad del Gobierno balear.

Razones para invertir

Pero, ¿cuáles son los puntos fuertes del archipiélago balear a la hora de atraer inversiones? Su estratégica ubicación; su clima; su red de infraestructuras y conexiones aéreas y marítimas; y su estabilidad son las grandes bazas de esta región, que cuenta con planes y proyectos institucionales para alentar la atracción de inversores, principalmente extranjeros.

Destacan, asimismo, las políticas gubernamentales para apoyar y favorecer la creación de empresas a través de paquetes de medidas encaminadas a facilitar los trámites y ofrecer información sobre los pasos para constituir y poner en marcha una empresa. Instituciones y autoridades coinciden al señalar que la captación de inversiones es fundamental para afianzar la recuperación económica de la región.

Publicado: 27 de Noviembre de 2014