Etimológicamente "licencia" procede de la locución latina "licere" que significa permitir, autorizar, muy acorde con su definición y naturaleza jurídica.

_

Así, podemos definir la Licencia Urbanística como una autorización de potestad municipal de carácter reglado que, sin perjuicio de tercero, y dejando a salvo el derecho de propiedad, autoriza los actos de edificación y uso del suelo o subsuelo de conformidad a las previsiones que los instrumentos de ordenación urbanística ( Planes Generales, Planes Parciales, Planes Especiales....) y la Ley han previsto para cada Suelo.

_

La licencia municipal de obras es un acto administrativo de autorización de naturaleza reglada, que representa un sistema de control preventivo y declarativo para garantizar que la actividad del solicitante, la edificación definida con claridad en el proyecto de obras, se adecúa plenamente a los instrumentos del planeamiento y normativa urbanísticos vigentes. En este sentido, Sentencias del TS de 23 de julio de 1999 y de 16 de abril de 2004, y de AP Málaga de 25 de febrero de 2010. No puede existir mayor incumplimiento de las normas urbanísticas vigentes, que el otorgamiento de una licencia de obra sin sujeción a ningún planeamiento urbanístico (Sentencia de AP Málaga de 25 de abril de 2007).

_

Respecto a su naturaleza, cabe afirmar que la Licencia posee una naturaleza declarativa, no constitutiva ya que la misión esencial de la Administración otorgante es la de comprobar mediante la licencia, que la acción propuesta por el sujeto solicitante de la misma no perjudica ningún interés tutelado por el ordenamiento jurídico, reconociéndole, de este modo, un derecho del que ya era titular.

_

De su naturaleza declarativa se desprende su condición de ser un acto declarativo de derechos, consecuencia que hace que la licencia ni dé ni quite derechos, limitándose a autorizar a quien ya los tuviere en un momento anterior, su libre ejercicio. No se crea pues a través de la licencia un derecho nuevo, sino que se ciñe a declarar como operativo y válido, un derecho del que ya era titular el administrado, limitándose pues a comprobar que se dan los requisitos legalmente exigibles para ejercitar tal derecho.

_

La licencia es la constatación de que la actividad está dentro de la Ley y del Plan que permite al propietario el ejercicio del denominado "ius aedificandi", es decir, derecho a edificar o a la edificación sobre su suelo, pero no puede modificar los límites de tal derecho, ni en beneficio, ni en perjuicio del administrado.

_

Y como tal acto administrativo declarativo de derechos subjetivos, de los denominados favorables es, en principio, irrevocable. Cabe, por supuesto la reacción del ordenamiento jurídico contra la licencia, pero la anulación de la misma comportará el deber de indemnizar (art. 48.d) LS/15   art.48.d Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana.).

_

La Licencia Urbanística posee como característica fundamental la de ser un acto de control preventivo por el que se vigila que los actos de edificación y otros usos del suelo y subsuelo se desarrollen dentro de los parámetros de la legalidad y que se adecuen a la legalidad urbanística.

_

Publicado: 8 de Enero de 2018