Efectuar la aportación correspondiente a las participaciones sociales suscritas 

Indudablemente, según establecen los arts. 58 a 62 LSC, la obligación primordial del socio es la de efectuar la aportación correspondiente a las participaciones sociales que suscriba y en las que se divide el capital social.

Esta obligación del socio cobra particular interés en el caso de las aportaciones no dinerarias, al establecer la Ley un régimen de responsabilidad solidaria frente a la sociedad y los acreedores sociales, por la realidad y valoración de las mismas, del que quedarán excluidos los socios cuyas aportaciones no dinerarias sean sometidas a valoración pericial conforme a lo previsto para las sociedades anónimas (arts. 63 a 68 LSC).

Asimismo, si la aportación se hubiera efectuado como contravalor de un aumento de capital, quedarán exentos de esta responsabilidad los socios que hubieran hecho constar en acta su oposición al acuerdo de aumento o a la valoración atribuida a la aportación. 

Deber de fidelidad y deber de abstención 

Es una manifestación del deber general de fidelidad, y que se plasma, por ejemplo, en la regulación legal del derecho de voto de los socios en las situaciones de conflicto de intereses (art. 190 LSC ). El socio no podrá ejercer el derecho de voto correspondiente a sus participaciones cuando se trate de adoptar un acuerdo que:

- Le autorice a transmitir participaciones de las que sea titular.

- Le excluya de la sociedad.

- Le libere de una obligación o le conceda un derecho por el que la sociedad decida anticiparle fondos, concederle créditos o préstamos, prestar garantías en su favor o facilitarle asistencia financiera.

- Cuando sea administrador, si el acuerdo se refiere a la dispensa de las obligaciones derivadas del deber de lealtad.

Naturalmente, esta enumeración no significa que no puedan plantearse otras situaciones de conflicto de intereses en las que cobren virtualidad los deberes que comentamos, a pesar de que la desaparición en el texto definitivo de la Ley de la cláusula general contenida en el proyecto, relativa a las situaciones de conflicto de intereses, haya podido plantear alguna duda.

En estos casos, la existencia de conflicto y la infracción de los deberes de fidelidad y abstención a través de la emisión de voto, deberá en su caso ser puesta de manifiesto mediante la impugnación del correspondiente acuerdo.

Otros deberes de conducta 

La doctrina mayoritaria está de acuerdo en reconocer la existencia de unos deberes de conducta a los que estarían sujetos los socios de una sociedad de responsabilidad limitada. Así, podemos destacar las siguientes obligaciones:

- Buena fe.

- Sumisión a los acuerdos sociales.

- Cumplimiento de las disposiciones estatutarias (Sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº1 de Cádiz de 4 de febrero de 2004).

- Respeto de los intereses sociales a la hora de votar en la junta.

- Secreto de la contabilidad. Este deber deriva de la facultad reconocida a los socios de examinar las cuentas anuales de la entidad con todos sus antecedentes (arts. 32 CCom y  279 a 284 LSC).

Prestaciones accesorias 

Finalmente, constituirá otra obligación del socio las prestaciones accesorias distintas de las aportaciones de capital que establezcan los estatutos (arts. 86 a 89 LSC).

El art. 86 LSC permite que en los estatutos se establezcan, con carácter obligatorio para todos o algunos de los socios, prestaciones accesorias distintas de las aportaciones de capital, y exige que consten en los propios estatutos los rasgos básicos de las mismas, entre ellos «si se han de realizar gratuitamente o mediante retribución». Aunque son fruto de una relación jurídica entre partes, la sociedad y los socios, se configuran como obligaciones de naturaleza societaria y carácter estatutario.

La Resolución de la DGRN de 5 de junio de 2015 dice que en la escritura de constitución de una sociedad de responsabilidad limitada cabe distinguir:

1- Los pactos propiamente contractuales entre los socios fundadores, dirigidos a surtir efectos entre los mismos y cuya modificación requiere el consentimiento de todos los contratantes.

2- Los pactos de contenido organizativo o corporativo, que en esencia miran a la configuración de la posición de socio y al funcionamiento de los órganos sociales, tienen eficacia «erga omnes» -pues alcanzará a terceros que no intervinieron en su redacción- y su modificación se rige por el sistema de mayorías reforzadas -con algunas excepciones en atención al principio de igualdad de trato entre los socios, al de necesidad de consentimiento del socio para imponerle nuevas obligaciones y al respeto de los derechos individuales.

3- Los pactos de organización societaria inicial, como puede ser el relativo a la determinación del modo concreto en que inicialmente se organice la administración, en caso de que se prevean diferentes alternativas, o el de especificación de la identidad de la persona o personas que se encarguen inicialmente de la administración y representación social, que pueden ser modificados conforme al principio de mayoría que rige los acuerdos ordinarios.

Por otra parte, la DGRN (Resolución de 24 de marzo de 2010) ha tenido ocasión de pronunciarse sobre la posibilidad de incluir en la escritura pactos entre socios, adjetivados en la práctica de «parasociales», que «se fundamenta en la existencia de una esfera individual del socio diferenciada de la propiamente corporativa, de manera que, en el ámbito de la primera, puede llegar a establecer vínculos obligacionales con otros socios sobre cuestiones atinentes a la compañía, sin modificar el régimen estrictamente societario y al margen de él. La posibilidad de los mismos se encuentra reconocida de forma expresa en el art. 29 LSC . Y aunque, por su propia naturaleza, los pactos parasociales no acceden al Registro Mercantil, caben excepciones, como acontece con algunos acuerdos incluidos en los llamados protocolos familiares, que pueden tener reflejo tabular, si bien mediante su mera reseña o depósito, en los términos previstos en los artículos 5 y 6 del Real Decreto 171/2007, de 9 de febrero, por el que se regula la publicidad de los protocolos familiares.

Publicado: 8 de Enero de 2018